sábado, 29 de noviembre de 2014

Relaciones Públicas (3)

relaciones públicas

Otros asuntos frecuentes son aquellos en que los requerimientos de los clientes no pueden satisfacerse y se debe convencer de ello a los propios clientes. Si volvemos al caso anterior, podemos mencionar que cuando es imposible solventar dichas situaciones se debe, entonces, utilizar esas artes y profesión de las Relaciones Públicas para entenderse con el cliente insatisfecho. Siempre se le explica la situación y se intenta ofrecerle alternativas más o menos óptimas y, en caso de que el cliente no las acepte, se debe hacer comprender al cliente la imposibilidad de encontrar otra solución a tenor de las circunstancias acaecidas.

Otros ejemplos donde los principios de las Relaciones Públicas se hacen patentes, los encontramos cuando por error de la propia agencia de viajes se deben buscar soluciones y, en el caso extremo de no hallar una alternativa óptima, hay que hablar, disculparse y compensar al cliente. Cuando se buscan cambios o alternativas, en muchas ocasiones se debe echar mano a la Agenda. Esta es un elemento importantísimo en esta profesión y, a través de ella, se solucionarán muchos conflictos.


Relaciones Públicas (1)

viernes, 28 de noviembre de 2014

Noticia de Amor


'El análisis' (viernes, 28 de noviembre de 2014)


Audio del programa (web de JB Rodríguez)


Buenas noches. Hoy vamos a comentar una de esas noticias que a muchos nos gustaría que abriera un telediario. No vamos a hablar de políticos corruptos, ni de guerras ni de otros hechos que afligen nuestros corazones. Hoy vamos a tratar una noticia de amor, de solidaridad, de cooperación entre las personas, de ternura, de agradecimiento… en definitiva, hoy les traigo, a poco menos de un mes de la Navidad, una buena nueva que esta semana he leído en diversos medios digitales.

El protagonista de esta historia es Manuel, un joven francés con síndrome de Down que acaba de cumplir 30 años. A Manuel le encantan las postales y su padre, Lucien Parisseaux, decidió darle una sorpresa para su cumpleaños y por ello mandó una simple petición a sus 20 amigos de Facebook. El mensaje decía así: “Buenos días a todos. Mi hijo Manuel cumplirá 30 años el 22 de noviembre. Tiene Síndrome de Down y le encantan las postales. Querría pedirles un poco de su tiempo y que le enviasen una pequeña postal. Haréis muy feliz a mi Manu”.

Lo que Lucien Parisseux no podía imaginar es que su hijo Manuel recibiría hasta 30.000 postales de felicitación de todo el mundo. Le escribieron todo tipo de personas: niños, jóvenes, personas mayores, padres, hijos… El mensaje de facebook que escribió el padre de Manuel fue compartido hasta 140.000 veces. Entre las miles de postales que Manuel recibió hay de muy conmovedoras, como la de una joven de 25 años que pronto dará a luz a un hijo con síndrome de Down y que desea mantener contacto con Jacqueline, la madre de Manuel, para recibir consejos.

Después de leer la noticia, estuve unos minutos reflexionando acerca de las personas. El ser humano, en ocasiones es capaz de cometer las mayores atrocidades. Pero no menos cierto es que también es capaz de realizar los más grandes actos de amor de forma desinteresada. Solamente hay que escoger bien el camino. La noticia del cumpleaños de Manuel y las postales me ha hecho recordar que el mundo está lleno de buenas personas y que es tarea de todos el humanizar nuestro día a día.


buzón
   

'El análisis de Héctor Castro', en "¿Qué opinas?" - Swing Radio

viernes, 21 de noviembre de 2014

"El principito se pone la corbata", de Borja Vilaseca

principito corbata

Aunque nos encontramos ante un libro de crecimiento personal, es muy importante destacar que se nos presenta en forma de novela. No se trata de un libro de autoayuda al uso sino una historia interesante que nos deja notables pinceladas sobre cómo priorizar lo verdaderamente importante, cómo mejorar nuestra vida y, sobre todo, cómo mejorar la vida de los que nos rodean. De hecho, este último aspecto no es sino una reiteración, ya que el autor explica brillantemente cómo al cooperar y ayudar a nuestros semejantes mejoramos también nuestra propia existencia.

Borja Vilaseca tiene la capacidad de relatarnos, en forma de novela breve, un hecho real y, a la vez, explicarnos cómo podemos interpretarlo y adaptarlo a nuestras circunstancias personales. Está claro que la resolución que aparece en el libro difícilmente podremos realizarla tal cual, pero eso no es lo importante, eso es solamente lo anecdótico. Lo que verdaderamente es significativo es el fondo de esa resolución, ya que la forma la podemos adaptar perfectamente a nuestra situación y vida personales.

Debo confesar que inicié la lectura de esta obra con gran escepticismo y que, para mi sorpresa, descubrí una gran dosis de humanismo, pragmatismo e ideas que aplicar en mi vida. No solamente estamos ante un libro de autoayuda o de crecimiento personal, estamos ante un relato que nos va dosificando diferentes mensajes que, una vez asimilados, descubrimos que son valores importantes que nos ayudarán a mejorar como personas. A pesar del título de la obra, que nadie piense que se trata de una narración semejante a la de Antonie de Saint-Exupéry, a pesar de que el protagonista, Pablo Príncipe, se basa en el Principito.

En lo que se refiere a la trama de la novela, desde sus primeras páginas el autor consigue atrapar al lector. Este último leerá las páginas del libro con una creciente curiosidad por conocer cuál es el desenlace final de la historia y el devenir de sus personajes.

Con un lenguaje sencillo y directo, Borja Vilaseca construye un argumento cargado de sensaciones y emociones que despertarán el yo más personal de los lectores. Este librito es recomendable para todos los adultos, incluso para los adolescentes de 17 y 18 años. Aunque, sin duda alguna, El principito se pone la corbata es una obra que debieran de leer todos los empresarios, altos ejecutivos y emprendedores, así como educadores y profesores.

viernes, 14 de noviembre de 2014

WhatsApp

héctor castro ariño

'El análisis de Héctor Castro Ariño' (viernes 14 de noviembre de 2014)

Audio del programa (web de JB Rodríguez)


WhatsApp

Buenas noches. Estamos en una semana en la que las comunicaciones y la comunicación han adquirido un tinte protagonista en toda la prensa internacional. Las personas somos, por naturaleza, seres gregarios y necesitamos comunicarnos entre sí. Necesitamos expresar nuestras emociones y trascender a través de nuestros escritos. Por todo ello, una de las aplicaciones más importantes de la tecnología se centra, precisamente, en la comunicación. En la actualidad, uno de los soportes comunicativos más usados es el teléfono móvil y, sobre todo, la mensajería a través de la aplicación WhatsApp. Pues bien, hace pocos días, miles de usuarios de WhatsApp han protestado enérgicamente por la última actualización en la que se incorpora una nueva marca, en forma de doble visto azul, que detalla si el mensaje recibido ha sido leído por el receptor del mismo. Las quejas han ocupado gran parte del territorio cibernético y de las redes sociales. Sobre todo ha sido en Twitter donde miles de usuarios de WhatsApp han descargado sus recelos ante una novedad que consideran restringe la libertad y la intimidad de los whatsapperos. La compañía de mensajería no ha tardado en reaccionar y ya está preparando una nueva versión en la que la doble palomita azul será una opción voluntaria a elegir por el usuario. Claro está que quien no active esta posibilidad tampoco tendrá opción a saber si sus mensajes han sido leídos por parte de sus destinatarios.

hector castro ariño

Los detractores del nuevo check azul argumentan que este supone un ataque a la privacidad. Sea como fuere, los diferentes soportes de comunicación siempre han traído polémicas intrínsecas y, posiblemente, siempre las seguirán trayendo. Para cerciorarnos de ello solo hace falta echar la mirada unos años atrás y recordar, por ejemplo, las controversias que levantaron los contestadores automáticos, primero de los teléfonos fijos y posteriormente de los móviles, o las discusiones, cuando no enfados, que se han generado a través de redes sociales como Facebook y Twitter, redes en las que se tienen que aceptar o rechazar las llamadas solicitudes de amistad para estar intercomunicados con diferentes personas que podemos ya conocer o no de antemano. Puestos a retroceder en el tiempo, pensemos en los malentendidos que se han producido a lo largo de la historia por no recibir una carta a tiempo o por no poder mantener de manera diáfana una conversación telefónica. Seguro que en esas épocas los comunicantes hubieran agradecido tener ese doble visto bueno azul que les confirmaría que sus mensajes han sido leídos. Pero las personas somos muy complicadas y, a la par que generamos nuevos medios de comunicación y nuevas tecnologías para poder comunicarnos, surgen también nuevas contras en esos mismos sistemas. Y, por cierto, este simple cronista de la actualidad ha observado una gran paradoja en nuestros días: Si bien es cierto que cada vez tenemos más fácil el poder comunicarnos con cualquier persona y aunque esta se encuentre en el punto más alejado del Planeta, no menos cierto es que a la vez estamos perdiendo, en muchas ocasiones, la capacidad de comunicarnos con los que tenemos más cerca. ¿Quién no ha estado en una cena en la que la mitad de sus comensales estaba más atenta al sonido y a la pantalla de su teléfono móvil que a la conversación mantenida durante el ágape? Pero en fin, esto daría para otro análisis diferente del que hoy nos ha concernido.



Héctor Castro Ariño+







Autor: Héctor Castro Ariño




miércoles, 5 de noviembre de 2014

Marmotas (y 4)

marmotas
¿Qué pasa, colegas?

animal divertit
Pasando la tarde.

animal
Picando un poco entre horas.


Marmotas (1)